Educación emocional

Las emociones están presentes en las vivencias diarias, afectan a nuestro estado de ánimo e influyen decisivamente en nuestra conducta y en la manera que nos relacionamos con los demás.

 

Numerosos descubrimientos científicos sobre el procesamiento de las emociones demuestran la importancia de conocer el mundo emocional para posibilitar al ser humano un nivel adecuado de bienestar tanto físico como mental.

 

Ya se sabe que ser inteligente no garantiza el éxito en la vida ni facilita la felicidad. Son otras habilidades emocionales y sociales las que nos ayudan a conseguir estabilidad emocional y mental, satisfacción en nuestras relaciones y adaptación al entorno. Estas habilidades que son tan importantes en nuestra vida cotidiana se pueden aprender.

 

No existen mapas ni guías para recorrer este territorio pero sí pistas capaces de indicarnos por dónde transitar y cómo orientar de forma adecuada a nuestros hijos o alumnos. Esta es una misión educativa urgente en vista del mundo tan cambiante y complejo en el cual le está tocando vivir.

 

Si la educación se orienta hacia el desarrollo integral del ser humano, debería atender de forma equilibrada tanto a su dimensión cognitiva como a su dimensión emocional. Sin embargo, constatamos un cierto déficit en los aspectos relacionados con la educación de las emociones, que se debería abordar en todas las etapas educativas, comenzando preferentemente en la educación infantil.

 

Esta es una tarea en la que padres y maestros se deben enfrentar juntos con el fin de desarrollar en sus hijos o alumnos una serie de habilidades emocionales que les resulten útiles en todos los ambientes de su vida, presente y futura.

 

Begoña Ibarrola Cuentos para sentir




Pensamiento estrella
Anuncio de volteretas
Making-off
Todo el contenido es copyright Grupo SM | Política de privacidad | Aviso legal | Optimizado para Internet Explorer y Firefox